¿CUALES SON LAS NUEVAS METAS DE LA GESTIÓN DEL TALENTO HUMANO?

Actualizado: 18 de abr de 2018

Para responder esta pregunta me parece importante hablar de las antiguas metas de la Gestión del Talento Humano. La historia comienza más o menos en el siglo XIX, cuando con la revolución industrial se inició una transición que acabaría con siglos de trabajo basado en la mano de obra, siendo sustituida por maquinaria para la fabricación industrial. En ese momento la finalidad de cualquier empresa era “producir lo máximo posible con el menor costo asociado”.

Como consecuencia de este desarrollo industrial nacieron nuevos grupos o clases sociales. Estas dieron pie al desarrollo de problemas laborales, protestas populares y nuevas ideologías que propugnaban y demandaban mejoras en las condiciones de vida de las clases más desfavorecidas, apareciendo ahí las primeras agrupaciones sindicalistas que se mantienen hasta el día de hoy.


Como respuesta a ello las empresas crearon los primeros “departamentos de bienestar”. Estos tenían como propósito solucionar los problemas de las personas e intentar enfrentar su insatisfacción. Hoy, estos departamentos los conocemos como “áreas de gestión del talento humano” pero continúan con el mismo propósito, ocuparse de las personas.


Un conocido psicólogo, Elton Mayo, estudió Qué es lo que determina el desempeño de las personas. Estuvo durante bastante tiempo investigando este tema y la principal conclusión de su trabajo fue que la motivación económica no era el factor determinante del rendimiento laboral de los trabajadores, sino que las motivaciones sociales y morales son las que influyen de manera determinante en el desempeño laboral. Las personas tienen un mejor desempeño, si se sienten escuchados, considerados por parte de sus superiores.

En consecuencia, las organizaciones siendo conscientes de esta información es que han centrado sus acciones en las personas, ya que se dieron cuenta de que desde ahí es posible obtener un mayor desempeño y consecuentemente la misma meta que hace varios años atrás “producir lo máximo posible con el menor costo asociado”.


Pero hoy en día, ocuparse de las personas ya no es suficiente, principalmente por el desarrollo explosivo de las tecnologías de la información. El cambio más exigente se presenta para las áreas responsables de la gestión humana, porque ya no pueden venir haciendo lo mismo que antes, y concentrar su accionar en prácticas aisladas, sino que deben considerar a las personas como parte de un sistema y ocuparse de ellas tanto individualmente como seres sociales, o como se les llama hoy “equipos de trabajo”.

La introducción de nuevas tecnologías está afectando a numerosas organizaciones, y como consecuencia se está despertando un creciente interés entre los especialistas de Recursos Humanos puesto que pareciera ser que existen formas más eficientes de hacer las cosas.


Estas nuevas perspectivas con respecto al reto tecnológico demandan una mayor sensibilización ante la búsqueda de soluciones apropiadas, un incremento de la investigación sobre el tema, una ampliación de la formación del especialista en esta área y una preparación adecuada para afrontarlo eficazmente.


Surgen entonces algunas herramientas tecnológicas que ayudan a los responsables del área de personas a lograr convertir una estrategia en la obtención de resultados de negocio. En esta oportunidad me gustaría recomendarles a SuccessFactors, una solución de y para Recursos Humanos que permite tanto a las pequeñas como grandes empresas gestionar eficazmente todo el potencial productivo de sus talentos.


Y como les mencionaba anteriormente, las investigaciones demuestran que, para alcanzar la productividad deseada, las organizaciones deben contar con personas motivadas que se involucren en los trabajos que realizan y al mismo tiempo, recompensadas adecuadamente por su contribución.


La diferencia principal entre una organización exitosa y una que no lo es, depende fundamentalmente de cómo se sienten las personas que trabajan en ella y en respuesta a esto SuccessFactors se ocupa, desde aspectos tan concretos como proveer de una evaluación de desempeño que puede alinear a la persona respecto a lo que se espera de ella como de otros aspectos intangibles pero que generan un tremendo impacto en las personas como los reconocimientos o premios por excelencia.


Las metas del siglo XXI son variadas, pero podríamos sintetizarlo en la siguiente idea, comprender de mejor forma a las personas, para potenciarlas de manera tal que su trabajo sea el resultado de una estrategia convertida en resultados concretos de negocio.

Hoy es posible lograr estas metas de forma eficiente puesto que se encuentran a nuestra disposición algunos sistemas tecnológicos que ayudan a la Gestión del Talento a alcanzar dichas metas. De esta forma las labores cotidianas de datos, actualizar información, etc.


Dejan de estar a cargo de los especialistas de personas, sino que se le asignan a cada uno de los colaboradores como responsable de su autogestión y así poder enfocar los esfuerzos y tiempos del área en temas que aporten mayores beneficios como calidad de vida, bienestar, equipos de alto rendimiento, etc.


Si estás interesad@ en conocer más sobre el área de Gestión del Talento y SuccessFactors, ¡conversemos!, con gusto atenderé todas tus consultas.


0 vistas